Preparándonos para el turismo post-COVID19

“ 1. Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos. / 2. Capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido”. Estas dos acepciones junto a una sencilla y bella fotografía de la hierba dejándose llevar por el viento, ilustraban la dramática portada de la revista especializada en turismo Hosteltur para los meses de abril y mayo.

Por aquel entonces, apenas llevábamos 16 días de confinamiento y la situación de incertidumbre nos había provocado un enorme nudo en la garganta que no nos dejaba pensar con claridad. Los datos de contagios aumentaban día a día, a la vez que lo hacía la cifra de fallecidos, mientras el miedo se instalaba en nuestras vidas para quedarse.

La cara amable de la pandemia

Y en medio de este crac global inimaginable, a pesar del generalizado clima de fatalidad empezamos a ver el lado positivo de la situación. Aunque algunos perdimos familiares y otros muchos sus puestos de trabajo, surgió la necesidad de comenzar a confiar. De desarrollar la resiliencia que definíamos al inicio de estas líneas. Esa capacidad que nos permite habituarnos a la nueva realidad y reflexionar llenos de esperanza pensando que todo va a ir bien, e incluso a creer firmemente que saldremos fortalecidos de esta experiencia.

Turismo post-COVID19 logo
Imagen tomada desde mi ventana durante el confinamiento

El miedo comenzó a diluirse con el paso de los días. A medida que íbamos dibujando millones de arco iris, fueron surgiendo infinidad de iniciativas solidarias, reconocimos y aplaudimos la labor humana y profesional de tantos héroes anónimos que están luchando para mejorar la situación. Entonces empezamos a ser un poquito más empáticos y por primera vez vimos la vida desde otro punto de vista, como nunca la habíamos visto antes.

Procastinacion vs. productividad

Dicen que de toda crisis surgen oportunidades y esto es precisamente lo que sucedió durante los inicios de nuestro largo encierro. Y es que estos días (aunque todos tuvimos fases de desmotivación y apatía)… dieron para hacer infinidad de cosas. Encontramos el momento idóneo para centrarnos en esas tareas para las que nunca encontramos tiempo: hacer acuarela, grabar challenges en tik tok, elaborar nuestro propio pan o poner de una vez en práctica el archiconocido método konmari en nuestro armario…

Descubrimos las ventajas del teletrabajo viendo como incluso aumentaba nuestra productividad, comprobamos la posibilidad de conciliar, tuvimos infinidad de ocasiones para formarnos desde casa (hasta el punto de engancharnos a los webinars), dar una vuelta de tuerca a nuestro modelo de negocio, buscar herramientas para mejorar profesionalmente y trabajar de una vez por todas en nuestra marca personal.

Trabajar en casa
El teletrabajo se ha convertido en un gran aliado durante la pandemia

Y es que este receso ha sido el momento perfecto para recapacitar sobre lo que estamos haciendo con nuestras vidas a todos los niveles. Y como no podía ser de otro modo, también pudimos replantearnos nuestra situación laboral y confeccionar estrategias a largo plazo.

Un sector turístico tocado pero no hundido

El parón de la actividad durante este largo periodo, está teniendo unas las repercusiones económicas imposibles de cuantificar todavía. Pero si hay un sector especialmente sensible a la situación es el nuestro, el turístico. Estamos ante la peor crisis que ha tenido que enfrentar nuestra industria en toda su historia y a pesar de que se están planteando diferentes escenarios en los que vemos como antes o después el sector resurgirá, no podemos dejar de entristecernos al pensar que en el futuro inmediato que nos espera ya nada será igual.

Barcas
Los destinos turísticos deberán replantear sus estrategias promocionales

Sin embargo, según dejan entrever algunas encuestas a pesar de la desalentadora situación, el coronavirus no nos ha quitado las ganas de viajar. Volveremos a hacerlo este verano, aunque indudablemente estamos ante un cambio inminente de modelo turístico. En algunos territorios hemos comenzado ya ese trayecto y podemos empezar a poner poco a poco en marcha los protocolos higiénico-sanitarios, actuaciones siguiendo planes de reactivación y demás medidas precisas para “normalizar” la situación.

El turismo de la era post-Covid19

Las fórmulas antes explotadas ya no sirven en este paradigma. Todos los pronósticos hablan de la desaparición del turismo de masas, para dejar paso a un turismo más consciente, donde prima la seguridad por encima de todo. Viajes en los que se buscará realmente la experiencia, donde las emociones tienen más peso, se apostará por los valores locales y donde la naturaleza y sostenibilidad serán clave. Una nueva etapa, donde el turismo de proximidad nos permitirá redescubrir lo nuestro y dejarnos seducir por los infinitos encantos de nuestro país.

Monte
Comenzaremos a valorar nuestros recursos más cercanos

Adaptarse o morir en el intento

Esta crisis sanitaria y social también nos ha otorgado la oportunidad de autoevaluarnos y ponernos a prueba como profesionales. Nos ha obligado a repensar nuestra estrategia aplicando la resiliencia. Porque los trabajadores del turismo tenemos esa habilidad para adaptarnos a los cambios, somos polivalentes, tenemos varios perfiles y además algunos ya hemos hecho callo, ya que vivimos otra gran desaceleración en los inicios de nuestra carrera profesional, hace algo más de una década. Podemos adaptarnos a estos cambios, siempre estamos en continua formación, reciclándonos según las necesidades que van surgiendo y siendo dinámicos y adaptables. ¿Por qué no íbamos a hacerlo una vez más?

Paseo marítimo
Pararse a recapacitar siempre es una buena opción

El coronavirus ha puesto en jaque al mundo y lo peor de todo es que todavía no lo hemos vencido. Queda un largo camino de incertidumbre que recorrer con cautela y responsabilidad. El sector se irá reactivando a través de las diversas fases que nos llevan a la “nueva normalidad” y nos iremos enfrentando a este entorno cambiante. Aprenderemos, recuperaremos la ilusión, resurgiremos y seguro saldremos fortalecidos. Porque pesar de mantener la distancia social y llevar nuestra mascarilla, seguiremos sonriendo con los ojos a nuestros turistas y visitantes como buenos anfitriones que somos.

Un comentario en “Preparándonos para el turismo post-COVID19

  1. Pingback: 12 claves para comprender el sector turístico gallego – NO SOLO TURISMO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s